Extremidades asesinas

si encufas las extremidades se mueven!Cuerpo maldito (1991) es una pequeña joya del terror con toques de gore escondida detrás de una primera media hora y un protagonista de telefilme. La podréis encontrar en las estanterías de la mayoría de videoclubes. Los traductores volvieron a joder el título, el original es Body Parts, algo así como Recambios de Cuerpo. En mi humilde opinión es una digna heredera de otras pelis de partes del cuerpo que viven solas y tienen instintos asesinos.

Bill Chrushank es un psiquiatra con una vida demasiado perfecta. Investiga sobre las causas del mal y entrevista a condenados a muerte. Un día tiene un accidente de tráfico y pierde un brazo. Una tal Doctora Webb convence a su mujer para que firme una autorización para que le ingerten uno nuevo de otra persona.

Resulta que el transplante es el primero que se hace. La recuperación parece un éxito hasta que Bill empieza a tener alucinaciones. En una entrevista con un condenado, se dan la mano y Bill descubre que lleva el mismo tatuaje en su brazo nuevo. Un amigo comprueba las huellas dactilares del brazo y se enteran de que pertenecía a un asesino condenado a muerte llamado Charlie Fletcher.

Las otras extremidades también han sido donadas. Primero Bill visita a un pintor que se ha hecho famoso porque desde que tiene el otro nuevo brazo no para de pintar cuadros negros gigantes con imágenes de muertes. También va a ver a un chico que tiene las piernas del asesino. Todos parecen perder el control de sus extremidades por momentos. Después de que el brazo intente ahogar a su esposa mientras él dormía, Bill va a ver a la Doctora Webb para que se lo extirpe. Ella dice que nanay, que es un gran avance de la ciencia.

Ahora empieza la parte buena de la peli. El chico aparece muerto con las piernas cortadas en su apartemento y el pintor cae desde una ventana sin brazo. El jefe de policía va en el coche con Bill a comisaría, cuando en un semáforo un tío calvo con un collarín de cuello gigante le pone una esposa a Bill en el brazo transplantado. Sí, lo has adivinado, Charlie el asesino vuelve para reunir sus partes. A continuación una persecución flipada hasta que Bill consigue librarse de las esposas. El coche del asesino se estrella y en una genial escena, él sale del automóvil en llamas con sus piernas y brazo a cuestas. Le recoge la malvada Doctora Webb.

Bill toma una decisión y se va al hospital con una pistola para acabar con los malignos planes de la Doctora. Al entrar se encuentra un tanque con las extremidades y el torso del asesino enchufadas a electrodos. El asesino del collarín le pilla con un rifle por detrás y la Doctora le intenta extirpar el brazo a la fuerza. Como es lógico los malos la cagan y él acaba cargándoselos a todos.

Lo mejor de esta peli es que a pesar de las barbaridades que cuenta, nunca pierde la compostura. Que un asesino desmembrado con un collarín que parece un cabezudo corre por la ciudad? Nada, todos superserios. Esto es debido a la formación en telefilmes lacrimógenos del actor protagonista. El tío se lo toma muy en serio, ni se inmuta al soltar parrafadas pseudofilosóficas sobre el origen del mal y la violencia. Es como Re-animator pero sin caer nunca en la parodia.

Ya lo sabéis, no aceptéis transplantes de órganos a menos que lleven un certificado de procedencia. El riñón de un violador puede costaros muy caro.

Enviado por zero a las Miércoles, 22 de Octubre de 2003 a las 21:45 | Pelis

Comentarios

Añadir comentario