Cómo ayudar a alguien con hipocondría

No es fácil ayudar a alguien con hipocondría. Exponerse a los síntomas preocupantes de las personas con este trastorno puede causar mucha frustración, especialmente cuando se trata de un miembro de la familia. Esto es especialmente cierto cuando los recursos disponibles para ayudar al individuo son limitados. Además, los hipocondríacos suelen sentir una falta de validación emocional sobre sus quejas, lo que les lleva a menudo a preferir el aislamiento y la soledad.

Independientemente de si la enfermedad es potencialmente real o no, las personas con hipocondría experimentan los síntomas de los que se quejan. En otras palabras, no están fingiendo. Mientras que los exámenes médicos podrían descartar la existencia de una enfermedad física, los pacientes hipocondríacos tienden a pedir más pruebas y exámenes para confirmar sus sospechas a los demás.

Hipocondría: componentes emocionales y de comportamiento

La hipocondría se caracteriza por una excesiva preocupación por la salud y las posibles causas de enfermedad. El componente emocional clave es un miedo que está específicamente relacionado con la salud. Un individuo con hipocondría atribuye casi todas las señales de su cuerpo como signos de una enfermedad potencialmente grave que amenaza su bienestar o incluso su vida.

Este miedo está a menudo relacionado con la ansiedad. Es la parte visible de los trastornos de ansiedad, más específicamente del trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Otro componente clave de la hipocondría son las autoexploraciones repetitivas relacionadas con los síntomas físicos y los cambios que desencadenan en el cuerpo. Por ejemplo, lunares, peso, lesiones y tipos de dolor. Tratan de usar estas observaciones para mostrar que su enfermedad es real.

¿Qué aparece en un buscador cuando escribes “dolor de cabeza”? Leer sobre ciertos síntomas en Internet le da a los hipocondríacos herramientas, o lo que ellos creen que son herramientas, para el autodiagnóstico. Una vez que creen que saben lo que tienen, buscan más información pero sólo prestan atención a las cosas que confirman lo que ya creen. Ignoran todo lo demás. A esto le llamamos sesgo de confirmación.

Los motores de búsqueda de Internet son un arma de doble filo en términos de alimentar los temores sobre su salud. Es genial que esta información esté disponible para todos. Sin embargo, si la información se interpreta y maneja incorrectamente, sólo generará mucha ansiedad. También puede dificultar la intervención porque Internet proporciona “pruebas” a una persona con hipocondría y la convence de que sus problemas son reales. No creen que sea sólo el resultado de su ansiedad.

Cómo ayudar a alguien con hipocondría

Todos hemos sido hipocondríacos en algún momento, en diferentes grados. Es una especie de broma ahora que, si buscas en Google cualquier síntoma que tengas, terminarás pensando que tienes cáncer. Sin embargo, los verdaderos hipocondríacos, sin embargo, no se disuaden fácilmente. Ni siquiera la opinión de un profesional de la medicina es suficiente para convencerlos de que no hay nada malo. El individuo está tan convencido de que tiene una enfermedad grave que los resultados negativos de las pruebas y las opiniones médicas no hacen nada para calmar su ansiedad.

Validar su experiencia

Este es uno de los puntos más importantes. Las personas con hipocondría a menudo se encuentran incapaces de hablar de sus síntomas y miedos.

Por consiguiente, validar su experiencia significa ponerse en el lugar de la otra persona. Tienes que tratar de entender cómo se pueden sentir bajo las circunstancias. Tratar de ver las cosas a través de sus ojos y entender el mundo desde su perspectiva. No es fácil, y si no eres intencional, terminarás haciendo lo contrario. Las siguientes frases, aunque a menudo son verdaderas, no ayudarán a disminuir la ansiedad de un hipocondríaco:

“Eso no es nada”.
“El médico te dirá que no es nada, ya lo verás”.
“Mi padre realmente tuvo esa enfermedad. Si realmente la tuviera, no le iría tan bien.”
“Si el doctor ya te dijo que estás bien, ¿por qué quieres ir de nuevo?”
Manténgase a distancia del ciclo de quejas
En otras palabras, no te involucres en las quejas del paciente. Las personas con hipocondría a menudo buscan el consuelo de los que les rodean. Necesitan oír a otras personas decirles que van a estar bien o que su enfermedad imaginaria tiene un buen pronóstico.

El alivio que esto proporciona, sin embargo, es muy efímero. No pasará mucho tiempo antes de que vuelvan a acudir a ti para que los tranquilices y acabes en un ciclo peligroso.

Desarrollar alternativas a la conducta de búsqueda de consuelo

Una forma de ayudar a alguien con hipocondría es ayudarles a encontrar actividades que les gusten y que sean incompatibles con la auto-exploración.

El ejercicio físico puede ser en realidad un factor estresante al principio porque puede desencadenar “síntomas” que se suman a todas las “pruebas” que están recogiendo sobre su enfermedad y sus miedos.

Sin embargo, después de hacer algún tipo de ejercicio apropiado para su condición física, predomina una sensación de bienestar. Eso hace que sea más difícil para ellos centrarse en sus quejas.

Anímenlos a buscar ayuda

Si conoces a alguien con hipocondría, puede que necesite más ayuda de la que puedes darle. Si estás tratando de lidiar con todo esto por tu cuenta, podrías quedarte sin paciencia y sin energía rápidamente. No recomendamos dejar que las cosas lleguen a este punto. En su lugar, anime a su ser querido a buscar ayuda psicológica profesional lo antes posible. Si aún no lo ha hecho y se siente agotado, ¡no espere más!

Un individuo con hipocondría probablemente dudará en dar ese paso porque siente que está invirtiendo tiempo y energía en algo que no es la causa de su problema. Una estrategia para convencerlos, entonces, es presentarlo como una forma de tratar su ansiedad y ni siquiera mencionar la hipocondría, incluso si piensas que esa es la verdadera causa de sus problemas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *